Whatsapp 55 6982 3851 * No tenemos sucursales, nos encontramos sólo en la Ciudad de México

BelléMedic

El Reencuentro de tu Belleza

  • Datos de interés: Blefaroplastia

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, es un procedimiento para extraer la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las "patas de gallo" u otras arrugas ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal. Si estás considerando la posibilidad de someterte a una blefaroplastia, obtendrás información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar. Sin embargo, es imposible que todas tus preguntas queden contestadas, puesto que en gran parte dependen de factores personales y de las preferencias del cirujano estético.

    ¿Quién es el candidato ideal para someterse a una blefaroplastia?

    Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si posees un estado general de salud bueno, tienes una estabilidad psicológica, y eres realista en tus expectativas, serás un buen candidato. Generalmente los pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, los pacientes son más jóvenes. La blefaroplastia mejorará tu apariencia y la confianza en ti mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si te vas a realizar una blefaroplastia piensa qué quieres conseguir y discútelo con la Doctora Grace. Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al realizarse una blefaroplastia, como son los problemas de tiroides, la falta de lágrimas suficientes, la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]
  • Datos de interés: Reducción de Mejillas con Bichectomía


    Perfil ideal. Cuando la armonía facial se ve alterada por unas mejillas muy ‘gordas’, y pese a recurrir al ejercicio, modificar la dieta o a trucos de maquillaje no se obtiene resultados satisfactorios, se puede optar por un procedimiento que consigue afinar o adelgazar el rostro: la cirugía de mejillas o Bichectomía.


    Una operación que consiste en extraer las bolsas o bolas de Bichat (de allí su nombre) que son depósitos de grasa situados debajo de los músculos de las mejillas y están asociadas con los músculos de la masticación.


    En los infantes esa grasa actúa, principalmente (durante la lactancia o la toma del biberón) como una especie de lubricante para que durante la succión dicha acción no les cause dolor u otra molestia. “Pero con la edad y el crecimiento de las estructuras faciales subyacentes, las bolsas grasas disminuyen relativamente en tamaño. Sin embargo, en ciertas personas jóvenes, por cuestiones genéticas o de sobrepeso se desarrollan de manera exagerada y son las responsables de que el rostro se torne demasiado redondo y abultado”.


    Una situación que puede causar complejos en las mujeres especialmente, pues el 99% de usuarios de esta cirugía es del sexo femenino.


    La demandan todo tipo de personas, pero especialmente jóvenes candidatas a certámenes de belleza, y modelos que no están conformes con la relación entre su cuerpo delgado y su cara abultada. “Al retirar estos cúmulos de grasa, las mejillas se verán ligeramente hundidas creando un efecto más fino y atractivo del rostro”.


    Diagnóstico eficaz

    Hay que hacer énfasis en la importancia de un correcto diagnóstico. El cirujano luego del estudio facial, determinará cuáles son las necesidades reales del paciente. En la cara, dice, pueden presentarse dos patologías: falta de volumen o exceso del mismo. El primer caso se soluciona con un lipolifting (se rellena el área con grasa extraída del propio paciente y se infiltra en pómulos o surcos para darles volumen); mientras que cuando ese rostro es muy redondo o en forma de pera (más delgada en la parte superior y más ancha en la inferior), y siempre y cuando se descarte que no es por sobrepeso o alguna cuestión hormonal, se resuelve con bichectomía.


    No hay que confundir el origen de esa cara ‘cachetona’ o de ‘luna llena’ con una hipertrofia de las glándulas sublinguales o que debido a la flacidez, luzcan las mejillas ‘regordetas’ y flácidas. “En estos casos se soluciona con liposucción y lifting”.


    La cirugía

    Esta intervención intraoral requiere de una incisión de 1/2 a 1 cm de longitud en la mucosa gingival, a nivel del segundo premolar superior, para proceder a resecar de cada lado de la cara, la grasa que se encuentra ubicada entre el músculo masetero y buccinador. Se reseca, cauteriza y se coge entre uno y dos puntos con material reabsorbible. Es de carácter ambulatorio, bajo anestesia local. No requiere de hospitalización y se efectúa en no más de 15 a 20 minutos, aunque hay especialistas que se toman más tiempo, entre media y una hora. Sin embargo, si se hace una cirugía combinada (mentón, papada o flacidez, etc.) el tiempo quirúrgico aumentará.


    Tras la cirugía, la cara quedará hinchada, pero después de 15 a 21 días el rostro volverá a la normalidad; sin embargo, dicen los expertos, es recién al mes o a los 3 meses cuando los resultados de un rostro más estilizado y armónico, serán evidentes.


    Por Virginia Gómez N. www.macroestetica.com
  • 6 cosas que le pasan a tu cuerpo cuando no tomas suficiente agua


    La National Academy of Medicine indica que debemos beber, por lo menos, 9 vasos de agua diariamente, por lo que seguramente te preguntarás si realmente es necesario.

    1. Más probabilidades de tener problemas de salud.

    Beber este líquido reducirá las posibilidades de tener piedras en el riñón, infartos, padecer cáncer de colón y sufrir de enfermedades en las vías urinarias.

    2. Tu metabolismo se hará más lento.

    El doctor Howard Murad, autor del libro The Water Secret, descubrió que el metabolismo basal (el encargado de quemar calorías mientras descansamos) aumenta cuando una persona se hidrata suficientemente.

    3. Tendrás problemas de concentración.

    Científicos del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres descubrieron que el cerebro se vuelve mucho más lento e incapaz de resolver problemas cuando se encuentra deshidratado.

    4. Comerás más.

    Un estudio llevado a cabo en 2010 por el Instituto de Salud Pública reveló que las personas que tienden a tomar un vaso de agua previo a sus alimentos, consumen 90 calorías menos que las que no lo hacen. También se informó que esas mismas personas lograron bajar tres kilos en tres meses por el simple hecho de seguir este hábito.

    5. Estarás más arrugado.

    Murad también señala que el agua rellena las arrugas e hidrata la piel. Algo muy básico.

    6.  ¿Irritado?

    Científicos de la Universidad de Tufts, Massachusetts, le pidieron a un grupo de personas que realizaran una rutina de cardio durante 45 minutos sin tomar una gota de agua, mientras que otro grupo hizo lo mismo hidratándose. El primero se sintió mucho más cansado, agobiado y triste que el segundo.


    Vía Esquire Latinoamérica
  • Estrías: ¿Cómo eliminarlas?

    [vc_row][vc_column][vc_row_inner][vc_column_inner width="1/2"][vc_single_image image="15" css_animation="fadeInRight"][/vc_column_inner][vc_column_inner width="1/2"][vc_column_text]Las estrías, de manera similar a las cicatrices, no se eliminan por completo. Pero gracias a la variada cantidad de tratamientos que existen en la actualidad se pueden volver, en muchos casos, imperceptibles. Las estrías, junto con la celulitis, son esas “imperfecciones” estéticas que se hacen más presentes en el verano, con el uso del traje de baño. Se presentan en líneas de distintas formas. Cuando recién aparecen son de color azulado-violáceo pero se vuelven de color marfil cuando ya no hay riego sanguíneo.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text] Son una patología del tejido conjuntivo de la dermis. Se trata de atrofias cutáneas ocasionadas por la rotura y pérdida parcial de fibras de colágeno y elastina. Por este motivo se las podría definir cómo cicatrices. En todos los casos se debe acudir al dermatólogo cuando comienzan a aparecer, ya que este será el mejor momento para tratarlas. O sea, cuando todavía están coloreadas. En algunos casos se puede frenar la evolución si se actúa rápidamente. En las estrías color marfilino (que ya son secuelas), los tratamientos que se realizan sirven para que sean menos evidentes.  

    ¿Por qué se forman?

    Se identifican dos clases de estrías. Producto de la distensión: se observan en las personas que han perdido peso en forma brusca. En este caso se producen por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel, así se rompen las fibras de colágeno y de elastina. Las que aparecen consecuencia de enfermedades: como las estrías se hacen presentes en algunas patologías como diabetes o enfermedad de Cushing. Las de color violeta o rojo oscuro, son típicas de la producción en exceso de cortisol o del consumo de corticoides por períodos prolongados. Aunque también, las hormonas juegan un papel importante en su aparición.  

    ¿Cómo prevenirlas?

    Aunque las medidas preventivas no aseguran que no aparezcan -por los motivos mencionados- los procedimientos deben estar orientados a mantener y aumentar la elasticidad de la piel. Sólo algunos principios activos brindan mejoría.  

    Cremas

    Se indican los productos que contienen en su formulación altas concentraciones de elastina, extractos de placenta, líquido amniótico, algas y vitaminas A y E.  

    Alimentación

    Se aconsejan los alimentos ricos en vitaminas A, C, D y Zinc, estos ayudan a evitar la aparición. También se recomienda tomar mucha agua (dos litros o más).  

    Tratamientos con peeling

    Peelings físicos Se indica la abrasión de los tejidos más superficiales. Una forma de realizarlo es a través de la microdermoabrasión con punta de diamantes o de microcristales de hidróxido de aluminio. El procedimiento remueve las capas superficiales de la piel y estimula la regeneración de la misma. Consiste en una exfoliación que produce un recambio celular. Este procedimiento otorga una mejoría relativa. Peelings químicos Se efectúan con varios tipos de ácidos que ocasionan un efecto similar al peeling físico. Se aplica ácido retinoico, glicólico, salicílico y tricloroacético. El procedimiento mejora la apariencia general de la piel, incrementa la cantidad de colágeno, los glicosaminoglicanos, las fibras elásticas, la vascularización y la humedad local. La piel así se ve más homogénea y tersa. Esto hace que las estrías sean menos evidentes. Este tipo de peelings también se pueden realizar con ácido glicólico, mandélico y láctico. Estos ácidos se pueden utilizar tanto en invierno como en verano. El procedimiento se puede repetir cada 1 o 3 semanas. Esto depende del tipo de piel y si se utilizan concentraciones crecientes de los ácidos para obtener mejor resultado. El número total de sesiones lo determinará el médico, varía de acuerdo a cada caso.  

    Tratamientos con productos tópicos

    Con tretinoína en concentraciones variables según la tolerancia de cada caso. Se los recomienda en bases de aceite de rosa mosqueta, vitaminas A y E y otros vehículos reparadores de la piel. Siempre es preferible que estén formulados en bases hidratantes.  

    Mesoterapia

    Se las trata con ácido hialurónico. Son necesarias varias sesiones.  

    Plasma Rico en Plaquetas

    Consiste en la aplicación intradérmica de un complejo derivado del plasma obtenido del propio paciente con el agregado de otras sustancias. El procedimiento ayuda a mejorar el metabolismo y la funcionalidad de la zona. El plasma rico en plaquetas se obtiene de la sangre centrifugada de la persona, por este motivo es autólogo. El procedimiento no tiene contraindicaciones, no es tóxico ni ocasiona alergias. La mejoría se ve luego de unos días de la aplicación. Por lo general se realiza dos o tres veces al año.  

    Uso de tecnología para el tratamiento de las estrías

    Pixel 2940 Erbium YAG. Es un láser, ablativo fraccional que atenúa las imperfecciones, razón por la cual se utiliza para mejorar estrías. Remueve la epidermis y la dermis superficial. Láser fraccional CO2, este láser crea en la piel una gran cantidad de perforaciones microscópicas. Estas “pequeñísimas heridas”, hacen que se active el proceso de cicatrización, que es estimulado por el tejido circundante que queda intacto (sin ser tocado con láser). De esta forma, la piel nueva remplaza a la piel dañada. El tratamiento además promueve la formación de colágeno. La remodelación de la piel sumada a la promoción de colágeno produce la mejoría de las estrías. El tratamiento se puede realizar aplicando distintas intensidades. Radiofrecuencia Accent. Actúa por radiofrecuencia dinámica, que produce el calentamiento gradual de la piel, esto estimula la formación de nuevo colágeno y mejora la calidad del colágeno existente. El tratamiento puede ser complementado con peelings para potenciar el efecto. NIR / infrarrojo, el procedimiento se basa en la formación de colágeno, esto ocasiona un efecto reparador de la estría. El procedimento puede combinarse con mesoterapia realizada con ácido retinoico y otras sustancias. Importante: Durante cualquiera de los tratamientos no se puede tomar sol. Sólo después de los 30 días posteriores se podrá exponerse con protector (FPS) 50+ y dentro de los horarios permitidos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]
  • Así comes, así duermes


    ¿Tienes un sueño ligero y poco reparador? ¿Te despiertas a menudo durante la noche? La culpa podría ser de tu (mala) dieta. Según un estudio de científicos estadounidenses,comer poca fibra y pasarse con las grasas saturadas y los azúcares afecta a la calidad del descanso nocturno.


    La investigación, realizada con datos de 25 personas de 35 años de edad media y peso normal, indica que en los sujetos que ingieren más fibra, las etapas de sueño profundo y reparador duran más. Sucede lo contrario en aquellos que toman más grasas saturadas. Además, se halló que un gran consumo de azúcar se asocia con una mayor probabilidad de repetidos despertares durante la noche.


    Marie-Pierre St-Onge, autora principal del trabajo y profesora en el Instituto de Nutrición Humana del Centro Médico de la Universidad de Columbia, afirma que su experimento deja claro que "el tipo de dieta influye en el sueño. Un solo día con un bajo consumo de fibra y un exceso de grasas podría bastar para afectar los parámetros de descanso de esa jornada".


    La investigación demostró que los participantes del experimento que comían los menús preparados por un nutricionista (bajos en grasas y ricos en proteínas) conciliaban el suelo con más facilidad (en 17 minutos) que los que elegían sus alimentos, que tardaban 29 de media.


    Según St-Onge, "el hallazgo de la influencia de la dieta en cómo dormimos tiene grandes implicaciones para la salud, dado que se ha constatado el importante papel del sueño en problemas crónicos como la hipertensión, la diabetes y lasenfermedades cardiovasculares.

  • Descubren por qué es tan difícil cumplir los propósitos de año nuevo


    Una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Duke (EE.UU.) pone de manifiesto por qué es tan complicado dejar de lado un hábito o poner en marcha un plan de acción de cara al nuevo año, lo que conocemos como los buenos propósitos de año nuevo. La clave de esta dificultad radicaría en que nuestros hábitos dejan una marca palpable en circuitos específicos del cerebro, preparándonos para “alimentar” estos vicios en vez de para luchar contra ellos.


    Dejar de fumar, comer menos azúcar, hacer más ejercicio, ir menos de compras... la lista de propósitos puede ser muy variopinta pero todas ellas tienen algo en común:
    debemos romper con la rutina. Sin embargo, nos encontramos con un reto importante: vencer el funcionamiento de nuestro cerebro producto de la costumbre.


    Los investigadores emplearon ratones sanos a los que instruyeron para generar un hábito de consumo de azúcar a distinto nivel, observando que los más “enganchados” al dulce, seguían presionando la palanca para obtener azúcar aun cuando se retiraron las golosinas. Al comparar los cerebros de estos ratones (la actividad eléctrica de los ganglios basales que regula el comportamiento compulsivo) con el grupo de control, descubrieron que con solo mirar piezas aisladas de sus cerebros en una placa de Petri era posible discernir qué ratones habían acabado formando un hábito/adicción.


    Las señales eléctricas de sus cerebros también revelaron que tanto las de impulso como las de parada eran mucho más activas en los ratones que se habían vuelto “adictos” al azúcar que en el resto, siendo la señal de impulso más prominente que la otra.


    Esto puede estar relacionado con el hecho de que una adicción hace que una persona sea más propensa a participar también en otros hábitos poco saludables”, aclara Justin O'Hare, coautor del trabajo.


    “Un día podremos ser capaces de dirigir estos circuitos cerebrales para promover hábitos que queramos y acabar con los no deseables”, explica Nicole Calakos, líder del estudio.


    El estudio ha sido publicado en la revista Neuron.

6 Artículo(s)