Whatsapp 55 6982 3851 * No tenemos sucursales, nos encontramos sólo en la Ciudad de México

Datos de interés: Reducción de Mejillas con Bichectomía


Perfil ideal. Cuando la armonía facial se ve alterada por unas mejillas muy ‘gordas’, y pese a recurrir al ejercicio, modificar la dieta o a trucos de maquillaje no se obtiene resultados satisfactorios, se puede optar por un procedimiento que consigue afinar o adelgazar el rostro: la cirugía de mejillas o Bichectomía.


Una operación que consiste en extraer las bolsas o bolas de Bichat (de allí su nombre) que son depósitos de grasa situados debajo de los músculos de las mejillas y están asociadas con los músculos de la masticación.


En los infantes esa grasa actúa, principalmente (durante la lactancia o la toma del biberón) como una especie de lubricante para que durante la succión dicha acción no les cause dolor u otra molestia. “Pero con la edad y el crecimiento de las estructuras faciales subyacentes, las bolsas grasas disminuyen relativamente en tamaño. Sin embargo, en ciertas personas jóvenes, por cuestiones genéticas o de sobrepeso se desarrollan de manera exagerada y son las responsables de que el rostro se torne demasiado redondo y abultado”.


Una situación que puede causar complejos en las mujeres especialmente, pues el 99% de usuarios de esta cirugía es del sexo femenino.


La demandan todo tipo de personas, pero especialmente jóvenes candidatas a certámenes de belleza, y modelos que no están conformes con la relación entre su cuerpo delgado y su cara abultada. “Al retirar estos cúmulos de grasa, las mejillas se verán ligeramente hundidas creando un efecto más fino y atractivo del rostro”.


Diagnóstico eficaz

Hay que hacer énfasis en la importancia de un correcto diagnóstico. El cirujano luego del estudio facial, determinará cuáles son las necesidades reales del paciente. En la cara, dice, pueden presentarse dos patologías: falta de volumen o exceso del mismo. El primer caso se soluciona con un lipolifting (se rellena el área con grasa extraída del propio paciente y se infiltra en pómulos o surcos para darles volumen); mientras que cuando ese rostro es muy redondo o en forma de pera (más delgada en la parte superior y más ancha en la inferior), y siempre y cuando se descarte que no es por sobrepeso o alguna cuestión hormonal, se resuelve con bichectomía.


No hay que confundir el origen de esa cara ‘cachetona’ o de ‘luna llena’ con una hipertrofia de las glándulas sublinguales o que debido a la flacidez, luzcan las mejillas ‘regordetas’ y flácidas. “En estos casos se soluciona con liposucción y lifting”.


La cirugía

Esta intervención intraoral requiere de una incisión de 1/2 a 1 cm de longitud en la mucosa gingival, a nivel del segundo premolar superior, para proceder a resecar de cada lado de la cara, la grasa que se encuentra ubicada entre el músculo masetero y buccinador. Se reseca, cauteriza y se coge entre uno y dos puntos con material reabsorbible. Es de carácter ambulatorio, bajo anestesia local. No requiere de hospitalización y se efectúa en no más de 15 a 20 minutos, aunque hay especialistas que se toman más tiempo, entre media y una hora. Sin embargo, si se hace una cirugía combinada (mentón, papada o flacidez, etc.) el tiempo quirúrgico aumentará.


Tras la cirugía, la cara quedará hinchada, pero después de 15 a 21 días el rostro volverá a la normalidad; sin embargo, dicen los expertos, es recién al mes o a los 3 meses cuando los resultados de un rostro más estilizado y armónico, serán evidentes.


Por Virginia Gómez N. www.macroestetica.com
Deja un comentario